Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Autorretrato 2
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Autorretrato 1
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Carlos
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Sofía
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2019

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

María y Carlos
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Autorretrato 3
Óleo sobre madera
40 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

María y Tiki
Óleo sobre madera
20 x 40 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Autorretrato 4
Óleo sobre madera
20 x 30 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Autorretrato 5
Óleo sobre madera
20 X 30 cm
2020

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Bob
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Carlos
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Delphine
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Gary
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Gilles
Óleo sobre madera
20 X 30 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Isabel
Óleo sobre madera
20 X 30 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Miky
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

María, Isabel y Regina
Óleo sobre madera
30 X 20 cm
2021

Los Tiliches de uno. Maria Portilla Pintora

Roberto
Óleo sobre madera
40 X 40 cm
2021

Los Tiliches de uno

2020-21

La historia de la humanidad es la historia de los objetos. Les hemos dado uso y razón. Sin embargo, estamos viviendo la era de la pérdida de los objetos. 

El celular —objeto también—, reemplaza: libros, acetatos, cuadernos, cassettes, relojes, fotografías impresas, mapas…

Le damos mucho peso, le damos nuestra memoria y estabilidad emocional. Perdemos la capacidad de asombro, perdemos la capacidad de interactuar con las cosas que realmente podemos tocar. ¡El lenguaje! Vemos a través de él…

Esta serie de retratos, de bodegones, buscan contemplar la cosa tangible como espejo de alguien, como símbolos personales, arquetípicos, su valor y la re significación.

Los objetos están en constante cambio y replanteamiento. ¿Qué hace ahí? ¿Qué uso le da la persona que lo tiene? ¿Cuál es su historia?

Maria Portilla. Todos los derechos reservados.